Ricciardo quiere sólo un año y Sainz espera

Las vacaciones que algunos iniciaron el lunes y otros empezarán el jueves son de obligado cumplimiento, y en Hungría había que dejar muchas cosas definidas de cara a la segunda parte de la temporada de F1.

Políticamente hubo muchos movimientos, pero en el apartado de pilotos sigue habiendo muchas dudas. Ricciardo quiere sólo un año, alineándose con Bottas y VettelSainz deshoja la margarita de sus posibilidades en McLaren, Haas o Sauber, siempre y cuando no se rompa el hilo de Ricciardo y los de Red Bull le lleven al equipo grande, que todo puede pasar. Pérez podría seguir un año más con los nuevos propietarios y ser la garantía de resultados que necesitan, mientras Ocon irá de amarillo. Claire Williams no sabe qué hacer con su vida y de su visita a McLaren podrían salir novedades importantes, en cuanto a alianzas futuras, pilotos y accionistas.

Muchos dicen que la situación convulsa que vive el paddock de la F1 en estas semanas hubiera sido controlada por Bernie Ecclestone rápidamente, y achacaban a Chase Carey “dejación de funciones”. Sin embargo, el americano lleva intentando controlar la situación desde la sombra de su despacho de la FOM bastante tiempo. En Hungría cambió de actitud e hizo una puesta en escena de las que le gustaban a Ecclestone, pero al contrario que el inglés, lo hizo en solitario, café en mano y con una carpeta de folios bajo el brazo.

(Chase Carey, en Force India).

Temas relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *